¿Se puede bañar mi perro en la piscina?

Las altas temperaturas del verano no solo suponen un riesgo para el ser humano, sino que también afecta mucho a nuestros amigos peludos.

Los perros no tienen glándulas sudoríparas como los humanos. La única forma con la que cuentan para regular su temperatura corporal es a través de jadeo. También tienen unas almohadillas en las patas que le ayudan a disipar el calor, aunque este proceso es bastante lento.

Un perro mantiene una temperatura corporal de 38-39ºC de media. Con un golpe de calor podría llegar a 42ºC. Esto podría afectar al perro haciendo que pierda su consciencia, podría afectarle al equilibrio, a su energía, incluso hasta podría morir si no se actúa a tiempo.

Con el objetivo en mente de evitar estos golpes de calor, se nos puede pasar por la cabeza bañar al animal en la piscina… ¿Pero es realmente seguro?

Peligros de sumergir a mi perro en la piscina

1)     Intoxicación por exposición a productos tóxicos

El agua de la piscina solo se podrá mantener en buen estado si se utilizan determinados productos químicos (por ejemplo, cloro, agua fuerte, anti-algas). El problema de dichos elementos es que podría afectar a la salud de nuestro perro.

La exposición a dichos productos podría producir los siguientes problemas:

  • Lesiones en la piel
  • Afecciones en las vías respiratorias.
  • Problemas de visión (por ejemplo, conjuntivitis).
  • Intoxicación por consumir agua (náuseas, vómitos y problemas estomacales).

2)     Quemaduras

Durante todo el tiempo que estén en la piscina también estarán sometidos a los rayos intensos del sol, y estos pueden causarles diferentes problemas, de la misma manera que pasa con nosotros.

Sobre todo, este problema será más habitual en aquellos perros que tienen el pelo claro, son albinos, o que tengan una zona despoblada en el cuerpo debido a haber padecido alguna lesión.

La solución es evitar que estén mucho tiempo al sol, incluso hasta podemos utilizar protector solar. Estos protectores solares deben ser aptos para perros, ya que los que se venden para humanos también podrían ser perjudiciales.

Recomendaciones para bañar a tu perro en la piscina

Si has decidido meter a tu perro en la piscina, primero debes asegurarte de que no esté demasiado tiempo, que esté protegido ante las altas temperaturas y de que no beba de la piscina.

Además, también deberías tener en cuenta estas recomendaciones:

  • No dejes que tu perro nadie en solitario. Debes estar siempre cerca por si se cansa, para evitar que se ahogue.
  • Es importante que la piscina cuente con escaleras para que pueda entrar y salir con mayor facilidad.
  • Nunca lances al perro al agua, ya que podría ser el origen de un miedo al agua.
  • Cuando haya terminado con la piscina, es importante darle una ducha con un champú especial para perros. Así evitaremos que en su cuerpo permanezcan restos de químicos.
  • También debes asegurarte de secar bien la zona de las orejas, ya que esta zona es susceptible de manifestar hongos.

Medidas de higiene a tener en cuenta

Ten en cuenta que los perros sueltan mucho pelo por definición (aunque alguna raza soltará más que otras), así que deberías cepillar su pelaje con frecuencia para evitar que desprenda mucho pelo.

También debes asegurarte de que el perro esté limpio antes de bañarse en la piscina (sobre todo si piensas bañarte a su lado).

Haz revisiones continuas sobre el nivel de pH y de color. Aplica los productos correspondientes para asegurarte de que los niveles sean óptimos.

Tus perros pueden refrescarse dándose un baño en la piscina, y así combatir el duro calor del verano, pero asegúrate de extremar todas las precauciones para evitar cualquier problema.