El agua de nuestra piscina es un tesoro aprovechable

Fuente: http://www.flickr.com/search/advanced/? Autor: ©Saru

Fuente: http://www.flickr.com/search/advanced/?
Autor: ©Saru

Muchos hogares, chalets o casas con patio o jardín han instalado en los últimos años una piscina prefabricada que se utiliza sobre todo en verano. Una piscina proporciona muchos momentos para disfrutar, hacer deporte y pasarlo bien.

La piscina de casa suele llenarse a principio de verano y hay que procurar mantener el agua todo lo que se pueda, puesto que es un tesoro que no hay que derrochar.

 

Aunque una piscina de poliéster permite su mantenimiento y limpieza, en ocasiones habrá que vaciarla por algún motivo. En ese caso puedes recurrir a algunas ideas para, además de emplear esa gran cantidad de agua tan útil, ahorrarte un dinero que desaprovecharías si la arrojases directamente al sumidero.

Un uso fácil e inmediato del agua de la piscina lo puedes obtener reservándola para el riego de las plantas y la hierba o césped del jardín. Puedes tener duda de si esa agua será beneficiosa para las plantas, puesto que le habrás puesto cloro previamente. No obstante, este se va evaporando, por eso hay que agregar más al poco tiempo y, a partir de un nivel de concentración de cloro menor a 0,3 mg, ya no hay peligro para los vegetales. Incluso te puede servir para regar varios días, con lo cual ahorras también en agua de riego.

Otra manera de valerse del agua de la piscina consiste en emplearla para fregar y limpiar la parte del patio o jardín que tengas acondicionada para estar, en vez de tomar agua de la red. También la puedes destinar a lavar el coche y otros enseres, así como las paredes y suelos. Si hubiera posibilidad de conservarla en un estanque o pileta apropiada, se podría recuperar después para volver a rellenar la piscina, una vez tratada.

Tu piscina, además de momentos para disfrutar, te ofrece oportunidades de aprovechar el agua y cuidar tu entorno.